Skip to content

El clamor de una sociedad enferma

4 diciembre, 2017

La obesidad y el sobrepeso pasaron de ser una mera preocupación estética para convertirse en un verdadero problema de salud pública. La OMS calcula que para el año 2023 se espera que los problemas de obesidad y sobrepeso en niños, niñas y adolescentes supere los índices de insuficiencia ponderal moderada o grave[1], estas cifras son, cuando menos, preocupantes si se considera que los problemas relacionados con el peso se encuentran estrechamente vinculados a la aparición de enfermedades como lo son la diabetes, cardiopatías e incluso varios tipos de cáncer.

De acuerdo al estudio realizado por la OMS y el Imperial College de Londres, el aumento desmesurado de las cifras relacionadas al sobrepeso y la obesidad se relaciona con la comercialización, las políticas y los precios de los alimentos; de acuerdo con el Profesor Majid Ezzati, catedrático de la Facultad de Salud Pública del Imperial College de Londres y autor principal del estudio: es preciso encontrar soluciones para que, tanto en los hogares como en las escuelas, las familias y las comunidades desfavorecidas puedan acceder a alimentos saludables y nutritivos. Además, los países también deben establecer normas e impuestos para proteger a los niños de los alimentos malsanos”.
(subrayado fuera del texto).

Sobre este último punto, es oportuno recordar que los 193 estados miembros de las Naciones Unidas suscribieron en el año 2015 la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, la cual plantea 17 ambiciosas metas para el año 2030; la segunda de estas metas corresponde a “poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible”.

Perú ha tomado acciones de mejora para cumplir con lo pactado, esto debido a que cuenta con una normatividad específica sobre la regulación de la publicidad y el etiquetado de los alimentos procesados. Entre las medidas implementadas se encuentran las siguientes:

  • Uso de advertencias publicitarias: las bebidas o alimentos que superen los parámetros fijados por las normas sobre alimentación saludable deberán contar en su publicidad con avisos sobre ello. Es decir, si un alimento supera los umbrales de contenido de azúcar, sodio y grasas saturadas, o si contiene grasas trans, en su publicidad se deberán consignar las siguientes leyendas:
    “Alto en (Sodio-azúcar-grasas saturadas): Evitar su consumo excesivo”; Contiene grasas trans: Evitar su consumo”.

Estos avisos buscan informar al consumidor para alertarlo y, con suerte, persuadirlo de consumir productos “más saludables”.

  • Regulación de publicidad dirigida a niños, niñas y adolescentes: las autoridades peruanas han decidido darle especial protección a los menores de 16 años, pues consideran que carecen de la experiencia necesaria para interpretar los mensajes publicitarios; razón por la cual decidió, por medio de la Ley 30021, regular la publicidad que esta dirigida directamente a ellos o a la cual pueden tener acceso. Es así que se prohibió el uso de personajes reales o ficticios conocidos o admirados para inducir al consumo del producto en cuestión, usar incentivos como regalos o premios para promover el consumo de los productos, usar imágenes de productos naturales si éste no lo es, entre muchas otras.

Contrario al caso peruano, en Colombia los esfuerzos por implementar medidas siquiera similares a las de nuestro vecino han sido inútiles. El último intento (y fracaso) se dio con la más reciente reforma tributaria, donde se discutió la imposición de un impuesto a las bebidas azucaradas. La iniciativa fue avalada por distintos sectores, incluyendo el Ministerio de Salud, pues la consideraba como una medida acertada en miras a la lucha contra las enfermedades asociadas con el azúcar; sin embargo, ésta no tuvo acogida en ciertos sectores empresariales, quienes fueron determinantes para que fuera finalmente desechada.

Actualmente es abosolutamente necesario implementar medidas para desincentivar el consumo de azucar; el Tiempo advierte que la obesidad y el sobrepeso actualmente sobrepasan el 56% del total de la población, amenazando en convertirse en una verdadera epidemia si no se toman acciones contundentes para prevenir el aumento de estas preocupante cifras[2].

En ese sentido, el Gobierno debe generar políticas con miras a educar a la población sobre la importancia de una alimentación saludable, a buscar el acceso de alimentos saludables a precios accequibles y desincentivar el consumo de alimentos no saludables. El momento de hacerlo es ahora, la carrera contrareloj para evitar ser un país de enfermos ya comenzó, y la estamos perdiendo.

[1]http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2017/increase-childhood-obesity/es/

[2] http://www.eltiempo.com/vida/salud/colombia-esta-en-camino-a-tener-una-epidemia-de-obesidad-155328

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: