Skip to content

How to destroy a regulatory agency in 10 steps

28 octubre, 2010

Dear readers,

I read the post below in José Roldán Xopa’s blog, and found it very illustrative of the institutional challenges faced by the Antitrust Authorities in Latin America. Although it seems to refer to a specific country, I am sure that it applies to several other Latin American countries.

Luego de ya varios años de vida de los órganos reguladores y de las exitosas medidas para evitar que funcionen, se ofrece un decálogo de las mejores prácticas:

1.- Nombra como comisionados a ex senadores o ex diputados, que ofrecerán sus votos a sus “electores”.

2.- Nombra comisionados sin conocimientos y experiencia en la materia, que echando a perder se aprende.

3.- Haz intervenir al Senado en el nombramiento (ahora se le llama no objeción) de comisionados, que ahí se encargarán de negociar las cuotas.

4.- Nombra comisionados a “sugerencia de los regulados”, que ellos lo negarán aun cuando cante el gallo.

5.- Haz que los comisionados designen entre ellos a su presidente, que harán política y no técnica.

6.- Haz que nombren como funcionarios a militantes o simpatizantes del partido, que desplazarán el interés general por el bien común.

7.- Adscríbelos a una Secretaría cuyo mandato sea contradictorio, por ejemplo, Economía (atracción de la inversión), COFECO (combate a los monopolios), COFEMER (mejora regulatoria), que sabrás lo que es la esquizofrenia institucional.

8.- Fracciona su competencia, por ejemplo, dale a la Secretaría la facultad sancionadora y al regulador la instrucción del procedimiento (COFETEL), que así cada quien hará como que aplica la ley.

9.- Impide “con apego a la ley” que cumplan sus funciones, por ejemplo, que la PGR tenga la facultad para decidir si ejerce su facultad para combatir barreras al comercio interestatal, así las peticiones de la COFECO se irán al cajón de algún escritorio y los gobernadores estarán tranquilos.

10.- Propón que sea un tribunal y no el regulador quien califique las infracciones administrativas a la ley, argumentando que éste es “juez y parte”, así ganará la “justicia” y los monopolios seguirán felices. Por no dejar, se recomienda releer a Maquiavelo y no avorazarse como en aquella ley que se aprobó en quince minutos.

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: