Skip to content

Tribunales Especializados en Competencia y Telecomunicaciones

12 noviembre, 2013

JUSTICIA-CIEGA2

La semana pasada se celebró en Chile el VIII Congreso Iberoamericano de Regulación Económica, un evento en el que tuve la oportunidad de presentar una investigación sobre discriminación tarifaria on-net y off-net en redes de telecomunicaciones y su impacto sobre los niveles de competencia económica. El congreso estuvo auspiciado, entre otras instituciones, por la Universidad Católica de Chile y la Universidad Católica del Norte.

Los paneles de discusión comprendieron diversos temas de regulación sectorial pero, sin duda, uno de los temas más debatidos fue el de la naturaleza y alcance de los tribunales especializados en áreas como competencia económica, transporte, medio ambiente y telecomunicaciones, entre otros. La discusión celebrada en el marco de este congreso respecto a la naturaleza de los tribunales especializados resulta, en mi opinión, bastante útil y esclarecedora para la discusión que, sobre este mismo tema, tenemos hoy en México como resultado de la reciente reforma constitucional en materia de competencia económica y telecomunicaciones. Los puntos de la discusión de este foro iberoamericano que me parecen claves de destacar son los siguientes.

Primero, México no es el único país en América Latina que ha decidido transitar hacia un régimen de tribunales especializados en áreas claves de la economía. Chile, por ejemplo, ha venido diseñando en los últimos años un marco institucional de tribunales especializados en áreas consideradas críticas para el desarrollo de su economía, como las relacionadas con medio ambiente y el régimen fiscal.

Segundo, desde la perspectiva del diseño institucional, la creación de tribunales especializados en materia de competencia y telecomunicaciones carece de sentido alguno si estos tribunales solo se restringen a revisar los aspectos procedimentales de los juicios que analizan. La razón es que la lógica inherente a la creación de un tribunal “especializado” es precisamente esa: crear una instancia de revisión judicial con suficiente capacidad técnica para entender, cuestionar y, en su caso, revocar el fondo de la materia sujeta a litigio. Si un tribunal especializado solo se restringe a revisar aspectos procedimentales del litigio, traiciona claramente su propia naturaleza y, por tanto, no puede justificar su existencia. Todos aquellos que pregonan que un tribunal especializado no debe discutir temas de fondo, no solo están equivocados, sino que, quizá sin saberlo, son promotores directos del status quo: “que todo cambie, para que todo quede igual”.

Tercero, en el nuevo marco institucional de tribunales especializados en México, todavía no es del todo claro cómo se resolverán, en un contexto de última instancia, los casos sujetos a revisión por estos tribunales. Un primer escenario podría ocurrir cuando un tribunal especializado decide que la resolución de la autoridad administrativa es técnicamente errónea (por ejemplo, cuando el tribunal especializado determina que la definición del mercado relevante es inadecuada o que los elementos empleados para la determinación del poder sustancial de mercado fueron insuficientes o mal interpretados) y decide fallar a favor del agente económico involucrado. En este escenario, el tribunal especializado podría decidir no “corregir” la decisión del órgano regulador o del órgano de competencia y reducir su tarea solo a verificar la solidez técnica de la resolución y, en su caso, a pronunciarse sobre si procede o no su aplicación. En importante observar que en este escenario, existe una especie de deferencia técnica de “segundo grado” al regulador, en el sentido que el tribunal especializado no sustituye al regulador, pero sí lo controla.

En un escenario alterno, un tribunal especializado podría no solo decidir sobre la idoneidad de la aplicación de la resolución, sino que incluso podría enmendarla con base en su propio análisis técnico y los elementos aportados por distintos peritajes técnicos en materia de competencia económica o telecomunicaciones. En este segundo escenario, en cierto sentido, el tribunal especializado sí sustituye la función del órgano regulador. Sin embargo, esta sustitución no es del todo mala, porque finalmente el tribunal especializado sustituye al órgano regulador precisamente cuando éste toma malas decisiones o emite resoluciones técnicamente débiles.

La discusión sobre la naturaleza y alcance de los tribunales especializados en México es compleja, por lo que resulta necesario empezar a reflexionar de manera seria a este respecto.

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: